Llamados a Crecer


No todo es hacer, puede estar quieto. Éxodo 20:9-10 Mateo 21:1-9

20.03.2016 09:15

¿Qué padres no hemos experimentado la dicha de que nuestros hijos en un determinado momento de su infancia dependan totalmente de nosotros? A ellos no les importaba hacia donde íbamos o en qué íbamos, para ellos era suficiente saber que estaban tomados de la mano de papá o mamá.

Sin lugar a dudas, de la misma manera, Dios desea que a su iglesia, a sus hijos, no les interese tanto el saber hacia donde vamos sino  tener la certeza de que Jesús va con cada uno de nosotros. Dios se goza cuando su pueblo aprende y da testimonio de que confía únicamente en Dios.

Desde que Dios estableció una relación con su pueblo, éste vivió en un constante peregrinar; de Ur a Caanán, de Egipto a tierra de Israel, de Babilonia a Jerusalén, del hoy al mañana; son trayectos que el pueblo de Dios caminó, y en ese caminar el pueblo de Dios debió y deberá reflejar una absoluta confianza en aquél que prometió ser nuestro proveedor. 

No todo se trata de trabajar, sino de estar quietos y ver su gloria.

 

Pastor Pbro. I. Eduardo A. Carrillo González.

                                                                                                                                          

—————

Volver