Llamados a Crecer


Una palabra de esperanza Jeremías 6:1-6

22.05.2016 18:00

Me fascina el lenguaje de Dios, que nos dejó en cada uno de los profetas y la manera en que el Espíritu Santo se encarga de describir el mensaje profético de una manera entendible, pero lo más resaltante es el contenido mismo del mensaje para el pueblo de Israel, y hoy en día para su iglesia; un mensaje que se mantiene fresco, que no pierde el carácter de Dios en cada una de sus palabras, un mensaje que abre el corazón de Dios con el propósito de que todo lector podamos introducirnos a la misma presencia de Dios y disfrutar de su bondad, de su misericordia, de su perdón y de su amor. ¿Quién no puede conmoverse ante la destreza de Dios para tomarnos con sus manos y hacer de nosotros la vasija que a su consideración será la mejor? Hoy digamos al Señor, ¡Dios traigo mi vida ante tus manos, vasija dañada, maltratada e imperfecta!

Shalom.

—————

Volver