Llamados a Crecer


"Y cuando ores"

03.06.2016 18:07

Tiempos de Oración (1)                                                            Estudio Bíblico Mateo 6.5-15                                                                                                                                                                                         3 de Junio 2016

  1. Los próximos 11 versículos, el Espíritu Santo los toma para dirigirse a personas que oran,“Y cuando ores”.  Cristo está dando por  hecho que el creyente ora.  La oración es una de las mayores acciones del creyente, ya sea que éste ore en su mente o con sus labios.  Hablar con Dios es una de las mejores formas de tener compañerismo con Dios y es algo que Dios anhela (Isaías 43.10) y por eso es indispensable orar con frecuencia, teniendo compañerismo diario con Dios.
  2. La preocupación de Cristo no es si oramos o no, su preocupación es cómo oramos, ya que podemos caer en el peligro de orar con motivaciones incorrectas y por lo tanto no gozar de la aprobación de Dios en nuestras oraciones. “Pedís, y no recibís, porque pedís mal para gastar en vuestros deleites” Santiago 4.3                                                                         Cristo resalta dos temas:                                                                                                                                    A. La motivación equivocada; orar para ser vistos por la gente, (5). Teniendo motivaciones equivocadas, creyendo que al orar mucho o en público “podría ser agradable ante Dios” (7) terminando en glorificarse a si mismo (8) y por lo tanto tener su propia recompensa. Es importante resaltar que la oración “extensa” con motivaciones correctas es agradable delante de Dios. Tenemos oraciones como la de David, Nehemías, Esdras, Ana. Etc.  “Unánimes entre vosotros, no altivos, sino asociados con los humildes, no seáis sabios en vuestra propia opinión        Romanos12.16                                         B. La motivación correcta, orar para ser escuchado por Dios. (6)  El Espíritu Santo nos ofrece tres puntos que debemos considerar al orar:                                                                                                                                              1. La disposición de darnos tiempo para orar, “Cuando ores”, debe de existir en cada uno la voluntad para orar, tomarse el tiempo para estar a solas con Dios.                                                                                                                          2.  Se debe de contar con un sitio asignado para buscar a Dios, “Entra a tu aposento”. Estar a solas con Dios, que nada te perturbe, 2 Reyes 4.33,  Isaías 26.20                                                                                                                    3. Ejercitar una relación íntima con Dios, recordando que Él es nuestro Padre ”Tu Padre” y su mayor deseo es expandir sobre cada uno su presencia protectora Salmo 91.1   
  3. Recompensa al orar. “Y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público·” (6)                                         ¿Por qué algunos de nosotros no oramos con regularidad, aun sabiendo la gloriosa recompensa que tenemos al orar? Simplemente no organizamos nuestro tiempo. La recompensa de la oración es una bendición evidente  se manifiesta en la vida diaria del creyente, entre ellas:                                                                                                                     A. La fuerza y presencia de Dios se manifestará en sus vidas “La mano  de nuestro Dios  es para bien  sobre todos los que le buscan” Esdras 8.22  Dios recompensa al creyente que ora, le brinda su presencia y sus bendiciones.                   B.  La oración del creyente será contestada trayendo una renovación de fuerza y carácter al creyente ”Y aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3.20 Nos da la provisión necesaria “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6.33  Dando su paz “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1.7) Ejerzamos la fe, “Y todo lo que pidieres en oración, creyendo lo recibiréis” Mateo 21.22 

—————

Volver